ETF: ¿qué son y cómo invertir en ellos?

justETF Logo

Los Exchange-traded funds (ETF) son el vehículo al que recurren los inversores que desean beneficiarse del crecimiento de los mercados mundiales.

ETF: ¿qué son y cómo invertir en ellos? Los Exchange-traded funds (ETF) son el vehículo al que recurren los inversores que desean beneficiarse del crecimiento de los mercados mundiales. Los ETF son fondos accesibles y transparentes que permiten diversificar entre la renta variable y otras clases de activos con un coste ultrabajo en tiempo y comisiones.
 

En este artículo

 

Las 3 ventajas principales

  • Amplia diversificación: podrás obtener rápidamente exposición a las empresas más innovadoras, competitivas y rentables del planeta
  • Gastos reducidos al mínimo: las presiones de la competencia en el espacio de los ETF mantienen las tarifas bajas para que una mayor parte de los beneficios acabe en tu bolsillo.
  • Transparencia: los ETF cotizan en las principales bolsas europeas. Esto significa que con los ETF sabes exactamente lo que estás comprando, cómo funciona y cuáles son los riesgos.
 

ETF: proposición única de venta

 
Índice
Un índice es una cesta de instrumentos financieros representativos de un mercado de valores invertibles de un país o región. Por ejemplo, el índice del mercado español, el IBEX35, está formado por las acciones de las 35 mayores empresas españolas.
 
El secreto de los ETF es que siguen los principales índices de inversión, como el IBEX35 o el S&P 500. Un índice sigue la evolución de un mercado concreto.
 
Por ejemplo: el IBEX35 es el índice bursátil de referencia de la bolsa española. Por su parte, el S&P 500 sigue a las quinientas empresas públicas más importantes de Estados Unidos. Un ETF que sigue el S&P 500 está diseñado para ofrecer la misma rentabilidad (o casi la misma) que ese grupo de valores estadounidenses más importantes. Así que cuando compras un ETF del S&P 500, estás comprando una parte del rendimiento de las empresas más poderosas de Estados Unidos, como Apple, Amazon, Alphabet, Microsoft, Tesla, etc.
 
Pero en lugar de incurrir en el estrés de comprar las 500 acciones, además de negociar para mantener el mismo orden jerárquico que el índice, puedes subcontratar todo el trabajo al ETF. El equipo de gestión del ETF tiene un único objetivo: seguir el índice.
 
Esto significa que tu sabes exactamente lo que está haciendo la inversión en todo momento: estás siguiendo a su índice. Y no, por ejemplo, asumiendo secretamente más riesgo del que te resulta cómodo.
 
Además, como hay un ETF que cubre todos los mercados imaginables, puedes ejecutar cualquier estrategia de inversión que desees.
 
Consejo de justETF: ¿Buscas un corredor rentable para establecer planes de inversión en ETF? Aprende más sobre la inversión en ETF con Scalable Capital A la oferta
 

ETF: ¿qué son y cómo invertir en ellos?

Un ETF es un fondo de inversión que se negocia en bolsa. Por eso se llama fondo cotizado o su versión en inglés exchange-traded fund.
 
Los ETF se han hecho muy populares porque combinan dos de las mejores cualidades de las acciones y los fondos.
 
La liquidez y la flexibilidad de negociación de una acción y la comodidad de un fondo que permite participar en cientos o incluso miles de valores con un único vehículo de inversión. Este diagrama muestra cómo encajan las principales características de un ETF:
 
¿Qué es un ETF?
 
 

¿Cómo funcionan los ETF?

Tu dinero compra acciones del fondo. El número de participaciones compradas es igual a tu aporte dividido por el precio de la acción del ETF (después de los gastos de negociación cobrados por su plataforma). Tu dinero se une a los aportes de otros miles de inversores en el fondo.
 
Esta aportación de capital financia la compra de los valores subyacentes del ETF. Normalmente, se trata de los mismos valores que componen el índice que sigue el ETF.
 
Tus participaciones en el ETF te dan derecho a participar en la rentabilidad del fondo. Sus resultados dependen de los valores subyacentes que replican la rentabilidad del índice.
 
Cómo funciona un fondo de inversión
 
Por ejemplo:
  • Si el S&P 500 gana un 10% en un año, el valor de tu participación en el ETF debería apreciarse en torno al 10%.
  • Si el S&P cae un 10%, tu ETF debería caer también aproximadamente un 10%.
Hay dos aspectos que vale la pena mencionar
  1. En primer lugar, tu rentabilidad real es siempre la que queda después de las comisiones. En el ejemplo anterior, tu rentabilidad sería del 10% menos el 0,07% de gastos de gestión en el caso de un ETF del S&P 500. Por tanto, la rentabilidad después de las comisiones sería del 9,93%. Toda inversión conlleva comisiones. La ventaja de los ETF es que las comisiones suelen ser muy bajas (por lo que usted se queda con una mayor parte de los beneficios) y son transparentes, a diferencia de las inversiones menos reguladas, que reducen su rentabilidad mediante cargos ocultos.
  2. En segundo lugar, los ETF no siempre tienen todos los valores del índice. Muchos índices se componen de valores pequeños y ilíquidos que son costosos de negociar y suponen una diferencia insignificante en la rentabilidad global.
En última instancia, puede saber si tu ETF está haciendo un buen trabajo replicando a tu índice comprobando que su rendimiento anual coincide aproximadamente con el rendimiento anual del índice. Un ETF bien gestionado ofrece la rentabilidad del índice menos los gastos de gestión. Puedes comprobarlo fácilmente a través de justETF en el perfil del ETF.
 
 

Cinco razones por las que crece la demanda de ETF

  1. Todas las clases de activos importantes están disponibles con los ETF: desde el accionario hasta el sector inmobiliario, pasando por la renta fija y las materias primas. Puedes construir rápidamente una estrategia de inversión sólida con sólo unas pocas inversiones
  2. Competencia dinámica entre los proveedores de ETF: menos costes para los consumidores
  3. Tú estás protegido en caso de que el proveedor del ETF quiebre: los activos del inversor están legalmente separados de los de la empresa de inversión. Esto significa que tus activos se vendieron a valor de mercado - y te le devolvería el dinero - si el proveedor del ETF se declarara insolvente
  4. Tu sabes exactamente en qué está invirtiendo: cada ETF declara públicamente el índice que sigue y publica una lista diaria de participaciones que puede compararse con la composición del índice
  5. Los ETF están ampliamente disponibles a través de todas las buenas plataformas de inversión y se negocian fácilmente durante el horario de la bolsa
Esto contrasta con la situación de los fondos de gestión activa. Los gestores de fondos activos suelen ser opacos en cuanto a sus participaciones. El nivel de riesgo de un fondo activo puede derivar, y de hecho lo hace, hacia un territorio más arriesgado. Esto sucede a menudo porque los gestores se ven presionados para alcanzar sistemáticamente objetivos de rendimiento desmesurados.
 
Pero la realidad es que son muy pocos los gestores que pueden ofrecer una rentabilidad lo suficientemente grande como para justificar sus elevadas comisiones a largo plazo. Algunos batirán al mercado durante algunos años, pero luego caerán en la tabla de clasificación cuando su buena racha se desvanezca. Se trata de un fenómeno conocido que ha sido comprobado en repetidas ocasiones por los académicos financieros y que es seguido por la clasificación SPIVA.
 
En comparación, los gestores de ETF no tienen ninguna presión para batir al mercado. Ganan al obtener la rentabilidad de su índice después de las comisiones, todos los años. Este enfoque consistente y de bajo coste ha demostrado ser notablemente eficaz y es otra razón por la que incluso los principales actores financieros han recurrido a los ETF.
 
La popularidad de los grandes ETF los hace extremadamente líquidos. Esto reduce aún más las comisiones al disminuir el diferencial entre oferta y demanda en las operaciones. Otras innovaciones del mercado, como la negociación sin comisiones, abaratan aún más el coste total de la propiedad.
 
Anuncio publicitario
 

¿Por qué no he oído hablar antes de los ETF?

Los proveedores de ETF no pagan comisiones por la venta de productos, por lo que no son promocionados por los asesores financieros y los bancos afiliados, que dependen de dichas comisiones. La naturaleza de bajo coste de los ETF significa que hay muy poco margen para un presupuesto de marketing, por lo que no se anuncian mucho en los medios financieros.
 
Además, el hecho de que los ETF no sean objeto de publicidad significa que no aparecen en los principales artículos de la prensa financiera sobre gestores superestrella, megatendencias y movimientos espectaculares del mercado.
 
El resultado es que los ETF han permanecido relativamente desconocidos entre el público en general, mientras que silenciosamente ganan estatus entre las instituciones financieras, los asesores que sólo cobran honorarios, y los inversores privados conocedores por igual. Incluso los fondos de pensiones y las compañías de seguros más sólidas utilizan ahora los ETF como inversiones fundamentales en sus carteras.
 
Consejo de justETF: Puedes reunir rápidamente todos los datos que necesitas para contrastar y comparar los mejores ETF utilizando nuestras guías de inversión y las páginas de información clave de los ETF.
La recomendación de broker de justETF para invertir con ETF
Anuncio publicitario
Scalable Broker
 
 
  • Sin comisión: plan de inversión gratuitos
  • Amplia selección: más de 1500 ETF para invertir
  • Funcionalidad de vanguardia: Smart predict, alertas de precios y mucho más

 
Conviértete en un experto en ETF con nuestro boletín mensual
 
Regístrate gratis ahora